Cambio de Color al tejer Amigurumis

  0 Comentarios
Cambio de Color al tejer Amigurumis

Continuamos con los tips tejer amigurumis a crochet. Hoy voy a explicaros un poco como hago yo, para realizar los cambios de color en estos muñecos tan peculiares. Tener en cuenta que este hecho os lo vais a encontrar mucho si decidis elaborar a crochet cualquier tipo de Amigurumi.

Seguro que muchos de los patrones que habéis seguido, requieren uno o varios cambios de color. Los cambios de color hacen que nuestro amigurumi quede mucho mejor, más realista y mucho más vistoso, ya que, al tener dos o más colores de hilo, destaca más.

Muchas veces nos dará igual que el cambio de color se vea mucho, ya que este estará oculto por detalles u otras cosas (por ejemplo, amigurumis con ropa), pero muchas veces querremos que el cambio de color sea lo más disimulado posible.

¿Cuántas veces hemos hecho un cambio de color y se ha notado demasiado? Esto puede ser un problema en algunas ocasiones, ya que, aunque sea sólo visual siempre buscamos la perfección en nuestras creaciones y si el cambio de color queda justo en medio del amigurumi, puede hacer que “se vea raro” y poco profesional.


En esta publicación os voy a enseñar como hacer dos cambios de colores de más a menos sencillo, para intentar evitar al máximo la diferencia en los puntos.  Siempre hay que tener en cuenta que los amigurumis se cosen en rondas y es algo que no se podrá disimular del todo (¡ojalá se pudiera!), pero con unos sencillos trucos, podremos hacer que casi
sea invisible.

1 – Cómo hacer un cambio de color sencillo : Cuando simplemente queremos hacer un cambio de color sin importarnos que se note el cambio (por ejemplo, porque va tapado por un accesorio o es un trabajo “plano”), cuando toque coger la hebra de la nueva vuelta, cogemos la hebra del color al qué vamos a cambiar. Esto hará que cambiemos el color satisfactoriamente pero que se ve un punto de diferencia entra el color A y el color B (recordemos que al trabajar en rondas, esto es perfectamente normal). Como he dicho antes, siempre que trabajemos en plano (por ejemplo, un tapete), este cambio será más que suficiente ya que al ser todo plano, disimula más, pero a la que queramos darle volumen, será mucho más visible.


2 – Hacer un cambio de color invisible: Cuando lleguemos al punto anterior donde queremos cambiar el color, empezamos el punto con el color A y antes de finalizarlo (cuando tenemos dos vueltas en la aguja), cambiamos al color B y lo pasamos entre las dos vueltas, completando el punto con el color A, pero siendo el hilo que va a seguir el del color B. En este punto es muy importante ajustar bien los hilos, tanto del color A, como del color B, para que
no nos quede un punto suelto o muy grande.

Cuando empecemos la nueva vuelta con el nuevo color, haremos en nuestro primer punto un punto enano (el punto enano es el punto que cuando lo completamos, lo pasamos por la vuelta anterior sin coger hebra nueva). En el mismo punto empezamos nuestra vuelta normal haciendo los puntos bajos para completar la ronda. Al empezar la siguiente ronda, hay que tener en cuenta de saltar el punto enano que hemos hecho al principio para no hacer un punto de más en las rondas. Como es puede observar, aunque aún visible, es mucho más disimulado.



Espero que este post os haya ayudado.

¡Nos vemos en el siguiente!

Amilu 

Deja tu comentario.

Captcha
Mi lista de deseos Contacte con nosotros
Please login first

Tu carrito

No hay productos en tu carrito